Problemas Sexuales En Las Mujeres

Si el deseo sexual de una mujer ha disminuido hasta el punto donde el hecho la angustia, o el tema provoca problemas de pareja, un medicamento conocido como el “Viagra para mujeres” podría ayudar, sugiere una revisión de varios estudios. El medicamento flibanserina (Addyi), aprobado por primera vez por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. en 2015, podría mejorar el deseo sexual, la excitación, la lubricación, el orgasmo, la satisfacción y el dolor en las mujeres premenopáusicas, apuntó el investigador líder, el Dr. Michael Krychman.
Pero el fármaco por sí solo podría no ser una cura total para la libido baja en las mujeres, advirtió.
Las enfermedades presentan retos especiales a los diabéticos.

“La salud sexual y el bienestar es un problema multifactorial, por lo que las mujeres a menudo tienen más de un problema o queja sexual en comparación con los hombres, muchas de las cuales tienen un problema con la disfunción eréctil, afortunadamente ya existe una solución con lubricante gel titan, dijo Krichman.
Estadísticas de la gordura: actualmente, 30 por ciento de los adultos de 12 estados son obesos. Krychman es director ejecutivo del Centro de Salud y Supervivencia Sexuales de Carolina del Sur, en Newport Beach.

Podría su teléfono celular ayudar a protegerle del Alzheimer? El deseo sexual bajo puede ser preocupante, y afectar a la autoestima y la vida sexual de una mujer, pero hay tratamientos seguros y efectivos, anotó.

Para la mayoría de las mujeres, el tratamiento médico es solo un aspecto de la resolución del problema, explicó Krychman.
Los problemas en el embarazo pueden predecir futuros riesgos para la salud? “Una combinación de intervención médica y psicológica puede ayudarla a reclamar y restaurar su vitalidad sexual… no tiene que sufrir en silencio”, planteó. “Las mujeres no deben sentirse avergonzadas por buscar la salud sexual y un tratamiento sexual”.
Para el estudio, los investigadores recolectaron datos de más de 2, 300 mujeres premenopáusicas que participaron en tres estudios de 24 semanas que compararon a Addyi con un placebo. Todas las mujeres tenían un trastorno del deseo sexual hipoactivo. Esto significa que su deseo sexual era suficientemente bajo como para preocuparlas, o para tener un impacto negativo en una relación.
Un informe halló que cuesta 124 millones de dólares al año, un precio similar al de la diabetes y el ACV. La respuesta al fármaco fue medida mediante el Índice de Función Sexual Femenina. Ese índice pide a las mujeres que reporten su deseo sexual, excitación, lubricación, orgasmo, satisfacción y dolor. En comparación con un placebo, las mujeres que tomaron una dosis diaria de Addyi reportaron una mejora significativa en el deseo y en las demás áreas de función evaluadas por el índice. Los detalles del estudio se presentaron el domingo en la reunión anual de la Asociación Americana de Urología (American Urological Association), en Boston. Los estudios presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales. No se sabe exactamente cómo Addyi funciona, pero Krychman dijo que parece alterar a la serotonina, un neurotransmisor en el cerebro que puede afectar el estado de ánimo y muchas funciones corporales más.

Los investigadores aseguran que esto permitirá realizar pruebas para medicamentos nuevos contra esta enfermedad que causa ceguera. El fármaco solo está aprobado para las mujeres premenopáusicas, no para las mujeres postmenopáusicas ni para los hombres, según la FDA.

Los efectos secundarios más comunes son la somnolencia y el mareo, pero dado que el medicamento se toma antes de ir a la cama, esos efectos usualmente no son nocivos. Otros efectos secundarios incluyen náuseas, fatiga, insomnio y resequedad bucal.
Actualmente, Addyi es fabricado por Valeant Pharmaceuticals North America. El fármaco ha pasado por varios propietarios a lo largo de los años, dijo Krychman. Todos los estudios utilizados por el equipo de Krychman en el nuevo informe fueron financiados por el fabricante de Addyi en el momento en que se realizaron, apuntó.
Cepillarse los dientes ayuda a salvar al corazón? Una especialista no cree que un medicamento aborde los problemas reales asociados con el deseo sexual bajo de una mujer.
Un estudio encuentra que estos factores influencian qué tan probable es que se sometan a evaluaciones preventivas “La respuesta no es una pastilla”, dijo la Dra. Elizabeth Kavaler, especialista en urología del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. “Creo que esto parece que se le dé a una mujer un medicamento para que quiera tener sexo”, indicó.
El aborto no aumenta el riesgo de depresión de una mujer, según una nueva investigación. Y qué pasa con todo lo demás? Qué hay de la relación y la intimidad, y todas las otras cosas que hacen que una mujer se sienta bien sobre sí misma y quiera tener sexo? “, preguntó Kavaler. Un estudio encontró que una forma de ADN se relacionaba con la felicidad matrimonial, la otra con la discordia. Otras medidas que pueden estimular el deseo sexual de una mujer son el ejercicio, una dieta saludable, una buena imagen corporal “y todas las otras cosas necesarias para sentirse bien sobre su propia vida”, afirmó. Eso no significa que Addyi no sea algo que una mujer quizá quiera probar, señaló Kavaler. Pero no aborda todos los demás factores que conforman una relación sexual exitosa, advirtió. Más de 60,000 pacientes estuvieron en riesgo de infecciones por hepatitis “Si tiene algún resultado positivo con un medicamento para el que no hay alternativa, magnífico”, dijo Kavaler. Las que tienen cáncer en uno de los senos son menos propensas a extirparse los dos si el médico se muestra reacio, según un estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *